Transformación Digital: Cultura Organizativa a examen

 

Definitivamente, transformación digital se ha convertido en trending topic “mantra”. La tenemos hasta en la sopa y no es para menos.

 

Fuera bromas, el ritmo de evolución y cambio que estamos viviendo es para tener vértigo y tomárselo muy en serio.

El uso de nuevas tecnologías como el big data o el cloud, entre otras, son ya un imperativo. La forma de relacionarnos con nuestros clientes, nuestros partners o nuestra competencia ha dado un giro radical.

 

Pero ¿estamos, las organizaciones, a la altura del cambio?.

estar altura

 

No quiero señalar a nadie, ni muchísimo menos.

 

Me preocupa lo que, precisamente, Adán Plaza Responsable de Accenture Technology Iberia apuntaba en su entrevista en Expansión “de nada sirve contar con las mejores herramientas tecnológicas, o con personal flexible y proactivo, si el entorno no propicia esa flexibilidad y apertura que demanda la Era Digital.

o

En otras palabras, si queremos tener éxito en la transformación digital nos toca llevar a cabo una transformación cultural organizativa de verdad, sin excusas y con honestidad.


Ahora no hay lugar para culturas “low cost”

 

No podemos conservar ni las mismas estructuras, ni los mismos valores. Hablo de aquellos que aparecen en el portal web o las paredes de la empresa, pero, sobretodo, hablo del concepto “las cosas aquí se hacen así”.

 

La cultura de una organización es, también, su código de conducta de reacción ante cualquier circunstancia. Es comunicado de arriba hacia abajo, de veteranos a noveles y, tarde o temprano, todos lo aplican.

 

Justo ahí, al hecho de tener unos patrones rígidos es dónde tenemos que apuntar en primer lugar. Si el momento nos pide velocidad y flexibilidad en nuestra estrategia empresarial ante constantes cambios, debemos, igualmente, reflejarlos en nuestro ADN.

 

Por ello, es tan importante el compromiso de los CEO como responsables de la transformación cultural necesaria y, por consiguiente, de los responsables de recursos humanos en nuestro rol de comunicación y acompañamiento. De ahí la denominación de agentes del cambio.

 

Si el cambio cultural no empieza y toma fuerza desde el corazón de la organización, difícilmente llegará a todas sus articulaciones y, ésa, es la clave para llevar a cabo con éxito una verdadera transformación digital. Debemos prepararnos para aprovechar al máximo las posibilidades que nos ofrecen las nuevas tecnologías y fórmulas de trabajo.

o

Imprescindibles en nuestra cultura digital: Colaboración, flexibilidad y confianza

 

Como ya apuntaba anteriormente, lo primero de todo: Fuera rigideces arcaicas.

o

La innovación, de la que tanto hablamos como herramienta estratégica, no puede quedarse sólo en ámbitos de procesos, productos o sistemas, también debe llegar hasta la gestión de personas.

o

Seamos flexibles. Investiguemos, probemos y, por supuesto, evaluemos nuevas fórmulas de trabajo. Atrevámonos, si fuera necesario, a equivocarnos. No todos los procesos de innovación son ganadores, pero aquellos que funcionan son realmente quienes marcan la diferencia.

o

Flexibilidad real en horarios, en entorno o en formato. Trabajar por proyectos o por rendimiento, donde importen los resultados y no los horarios. Toca salir de la oficina. La colaboración se construye relacionándose entre diferentes departamentos y puntos de vista. Creciendo juntos, formando una red de equipos, compartiendo conocimiento y aprendizaje.

o

Ay, aprendizaje. Aquí también es imprescindible innovar.

o

No digo que dejemos radicalmente las fórmulas conocidas hasta ahora, pero sí que nos abramos a otras. Afinar al máximo en las necesidades de cada una de las personas de la organización, creando su propio plan de formación e incluyéndole en el diseño del mismo.

o

Mostrar cuál es el poder de desarrollar tu propio Entorno Personal de Aprendizaje y formar en cómo llevarlo a cabo. Es momento de que cada uno de nosotros seamos, también, quienes podamos responsabilizarnos de nuestro propio aprendizaje, de forma autónoma para, después, compartirlo con el resto de la organización.

o

Aprendizaje colaborativo, alma mater de las redes sociales corporativas. Perdón, sin olvidar a la comunicación. Sin la cual, ni las redes sociales corportivas, ni nada de los nombrado anteriormente, tendría éxito en su puesta en marcha.

o

Comunicación. Y a poder ser, bidireccional.

o

Escuchar, ser honestos y transparentes. Incluir a todos en el proceso de innovación: aportando ideas, probándolas, sin olvidar identificar y dar voz a los motivadores del cambio en la organizaciones. Nuestros cómplices.

o

Igual que ponemos a nuestro cliente en el centro, lo escuchamos, analizamos sus comportamientos, diseñamos soluciones lo más efectivas y creativas posibles para satisfacer sus necesidades creando, además, experiencias memorables (esto reconozco que me encanta). Cojamos aire y, después, simplemente modifiquemos cliente por empleado. Así de sencillo.

o

O de difícil. Al menos para algunas organizaciones.

o

La cultura de una organización es su alma, es lo que une ante un proyecto del que te sientes parte. Lo que sujeta cuando vienen curvas. Lo que diferencia del resto y es difícil o imposible de imitar. Así como te diferencia, así atrae a quienes se sienten identificados.

Cambiamos hábitos, formas de actuar, costumbres en nuestro día a día ¿Por qué no vamos a hacerlo también con la cultura de nuestra organización? Más aún, cuando nuestra superviviencia, es decir, para muchos transformación digital, pase por mudar de ADN y valores.

o

o

¿Te atreves a transformar tu cultura?

#YoMeAtrevo

 

Hoy quería contar con la compañía pero, sobretodo, con el aporte de Jorge Campos, CEO de Talentank. El equipo de Talentank tiene muy claro cuál es el poder de mejorar tu cultura y ha creado la tecnología necesaria para definirla a través de las personas que conforman la organización.

o

Han pasado de las palabras a la acción, en su determinación de cambiar el mundo y ayudar a las organizaciones en su transformación cultural. Admiro a este grupo de idealistas generadores de cambio.

 

Os invito a conocerle en la siguiente entrevista que tuve el gusto de hacerle en mi canal de Youtube. Muchísimas gracias Jorge por aceptar el reto, fue un placer charlar contigo.

 

 

o

o

Fuente imágenes: Unsplash

Compártelo  
Categorías: Hablemos de Talento

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *