fidelizar talento

Si de verdad quieres fidelizar talento, empieza por el principio

 

¿Recuerdas el primer día de tu trabajo?

 

Tensión, una mezcla entre quiero empezar ya y otra de ¿sabré hacerlo?.

¿Cómo será mi equipo?

¿Encajaré?

Supongo que hoy empezarán a explicarme todo, no conozco su software.

¿Me costará mucho empezar a desenvolverme solo?

Buff qué estrés, venga voy a entrar que quiero ser puntual, quiero causar buena impresión desde el principio.

o

diyPero no siempre la empresa donde aterrizas acaba generando una buena impresión en tu primer día. Quizás tu llegada no está planificada, es un “do it yourself” en toda regla, la formación es insuficiente o te sientes solo ante el peligro.

 

No quiero decir que siempre sea así. Conozco empresas que dedican hasta tres semanas intensivas en hacer todo el proceso de acogida e, incluso, las hay que realizan evaluaciones de seguimiento hasta los tres meses.

o

7 claves para fidelizar talento desde el primer día

o

Contratar a una nueva persona es toda una apuesta por parte de la empresa. Los procesos de selección son cada vez más efectivos, pero también más elaborados.

 

Buscamos el “perfect match”, el resultado perfecto que, a veces, tanto cuesta encontrar.

 

Además, durante el proceso queremos asegurarnos de que nuestra apuesta se va a comprometer con el proyecto y con la empresa. Va a dar su 200% y desarrollarse con nosotros. Ya puestos a pedir que, también, se convierta en nuestro futuro embajador de marca.

 

Pero, ¿estamos después a la altura?.

 

No podemos olvidar….

  • El compromiso que exigimos debe empezar por nosotros y desde el primer minuto. Dedicar tiempo y esfuerzo en conseguir la “acogida perfecta” es el primer paso. Que obtenga información clara y concisa sobre qué se espera de él, cuáles van a ser sus funciones y tareas, así como su desarrollo a corto plazo. Hacerle partícipe y comunicarle valores organizativos, objetivos, normas de convivencia…
  • Hacer un ejercicio de empatía con respecto al recién llegado para adaptarnos al 100% a las necesidades que tendrá, evitando sensaciones negativas.
  • Para ello será clave que la comunicación fluya entre el departamento de recursos humanos, su nuevo responsable, su nuevo equipo e incluso gerencia. Es un día importante, una nueva persona pasa a formar parte de la organización y es vital hacerle sentir cómodo y bienvenido.
  • Así reduciremos el estrés e incluso acciones que le hagan salir del escenario esperado, pueden ayudarle. Que la manera de conocer a sus nuevos compañeros sea durante un café o un breve almuerzo, por ejemplo.
  • A través de la gamificación incluir retos y tareas que reflejen el avance de su aprendizaje, haciéndole sentir útil desde el primer día.
  • Darle un feedback continuo para reconocer sus avances, pero también para evitar asimilar malos hábitos o actitudes erróneas.
  • Todo esto por parte de su responsable, pero también por su mentor. Aquella persona que enseñe pero que sobretodo acompañe, apoye y dé confianza. Podemos obtener mucha información para poder mejorar el proceso de acogida continuamente, e incluso convertir al “nuevo” en un futuro mentor.

o

Por qué debemos tomarnos muy en serio la acogida de nuevo talento

o

El plan de acogida es la mejor herramienta de adaptación de personal. El final del proceso de selección. Hasta que una persona no cumple el plazo mínimo de tres meses en la empresa, no podemos “cantar victoria” desde selección y cerrar positivamente el proceso.

 

¿Qué beneficios directos podemos conseguir?

 

  • Fidelizar o, casi mejor dicho, enamorar a nuestro talento, superando sus expectativas iniciales,
  • Queriendo formar parte del proyecto y equipo con él.
  • Su motivación empezará desde niveles muy elevados, queriendo aportar su trabajo y su iniciativa.
  • Al encontrarse en un ambiente con menos estrés y presión, aprenderá más rápido mejorando su autonomía, favoreciendo a su adaptación.
  • Sentirse reconocido y “mimado” le dará la confianza suficiente para aportar su frescura a la empresa o al equipo, trayendo nuevos aires e ideas.
  • Que ni hablar tiene que tendremos una repercusión directa en nuestro employer branding. Tener una muy buena impresión desde el primer momento, es el inicio para convertirnos en el “mejor lugar para trabajar”.

El valor de los beneficios es incalculable, de veras ¿todavía tenemos dudas sobre tener un plan de acogida como cualquiera de nosotros desearía?

0

Además, no importa el tamaño de la organización, sólo importa el tamaño de nuestra dedicación y compromiso con nuestro talento. Es la oportunidad de empezar a tener una marca empleadora fuerte y verdadera, así es como atraeremos el talento que tanto necesitamos, enamorando desde el primer día.

o

#YoMeAtrevo

Compártelo  
Categorías: Hablemos de Talento

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *